Si no sos pelado, no te subas a un Karting
Con discutibles argumentos, los Jueces de la Sala “B” de la Cámara Nacional de Apelaciones de la Ciudad de Buenos Aires confirmaron la sentencia del a quo que condenó a la demandada a pagar la suma de $ 124.400 (obviamente, más intereses y costas) y una persona que inició acciones en su contra por los daños y perjuicios que el uso de la pista de kartings de la demandada la había provocado.



 La lógica de los padres
Una Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial y de Garantía en lo Penal de la Ciudad de Necochea (Provincia de Buenos Aires) desestimó la acción de amparo efectuada por los padres de un adolescente que al que se le rechazó la reinscripción de un secundario al que había asistido hasta el año anterior. Los magistrados entendieron que el contrato de educación debe ser cuadrado dentro de las disposiciones de un contrato atípico y que los padres tienen el deber de colaboración con la entidad razón por la cuál no puede ser entendida la decisión de la escuela como arbitraria ni carente de razonamiento.



 Los dólares falsos y la sospecha
La Secretaría nº 1 de la Cámara del Trabajo de Bariloche (Río Negro) sostuvo que no existió causa suficiente para despedir a una mucama a la que se acusó de haber participado en una serie de desapariciones de pertenencias de viajeros que se encontraban hospedados en el piso del Hotel en el que únicamente trabajaba aquella. Aunque no quedara escrito en el texto del telegrama de despido, la Cámara sostuvo que la patronal se basó en la aparición de un billete de U$S 100 en el bolsillo de la trabajadora, en su aparente estado de nervios al momento en que se le pidió que exhibiera el contenido de su cartera y bolsillos y al hecho que uno de los pasajeros del hotel demandado había denunciado el hurto de un billete de U$S 100... Condena a la actora, además de las indemnizaciones de ley, a la suma de $ 2.000 en concepto de “daño moral” porque “...de los términos de la comunicación rescisoria y teniendo en cuenta que la actora participó de alguna manera -por acción u omisión- en la formación de ese estado de sospecha...”. (Cámara del Trabajo de Bariloche, Secretaría nº 1 – Sentencia nº 18091/05 del 01/09/2006 en autos: “LEMUNAO, ALICIA E. C/ ORGANIZACIÓN HOTELERA DEL SUR S.A. S/ SUMARIO”)



 No a la homologación administrativa
En un fallo que viene a confirmar un notorio cambio en la jurisprudencia laboral, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala III refirió que un acuerdo homologatorio realizado ante la autoridad administrativa correspondiente (en el caso el Seclo, pero seguramente importante en aquellas provincias en las que exista la posibilidad de “homologar” convenios ante la sede del Ministerio de Trabajo correspondiente). Así dicha Cámara corrigió los errores de cálculos realizados al calcular los montos abonados en dicha sede y sostuvo que ello es posible por cuanto en dicha sede los acuerdos no generan la calidad de cosa juzgada dado que allí no se analizan ni los hechos ni el derecho a diferencia de lo que ocurre en sede judicial. De esta forma, se condenó a la demandada a abonar más dinero amén del ya pagado en concepto de dicho acuerdo. Este no es el primer pronunciamiento en este sentido que se hace, por lo que el cambio en la doctrina judicial viene sonando.



 No digás ahora que no sabías
La Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil Sala “B” de Buenos Aires revocó el pronunciamiento de primera instancia en el que se tiene por rescindido un contrato de locación por culpa del locador, otorgándole la culpabilidad a la locataria quien alquiló un local comercial a efectos de colocar una “parrilla delivery”, realizó reformas no autorizadas al local, no lo habilitó y, en vez de colocar el servicio de comidas a domicilio, colocó mesas y sillas en la vereda.



 Si por la avenida has de transitar, asegurate de en las esquina frenar
La Sala H de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de Capital Federal confirmó una condena de daños y perjuicios de primera instancia por un accidente de tránsito ocurrido entre un rodado que circulaba por una avenida de dos manos y otro que venía circulando por una vía adyacente y entró en la avenida girando a la izquierda. Tanto en primera como en segunda instancia se condenó al conductor del vehículo que venía por la avenida sosteniendo que la responsabilidad del siniestro es suya a pesar de la maniobra riesgosa del otro.



 Revocan fallo de la Cámara Civil Sala M Condenan por alimentos al abuelo de tres menores
La Corte Suprema de Justicia de la Nación revocó el fallo de la Sala M, y condenó al abuelo paterno de los menores, quien es un jubilado que cobra un haber de $281,94 a abonar una cuota alimentaria de $300.



 Cuando la justicia se obstaculiza a si misma
Sería largo, aburrido y tedioso enumerar los miles de ejemplos en los que es la misma justicia la única responsable de estorbar la llegada de la “justicia”, sin embargo es obligación de todos y cada uno aportar lo que pueda a la “madre de todas las batallas” que nuestro sistema judicial debe enfrentar en este siglo y que, lamentablemente, pareciera no advertir. Para que una sentencia esgrima su primer carácter, esto es que sea “justa”, debe ser rápida, ágil, contundente; y no el resultado de decantar etapas procesales sin más razones que el cumplimiento de los diferentes códigos de procedimientos vigentes. Es inútil la sentencia que arriba tras años de demoras y dilaciones innecesarias; no es “justa”.



 ANDA A COBRARLE A QUIEN CORRESPONDE.
En un interesantísimo fallo la CSJN condenó a la Provincia de Buenos Aires y a un abogado a pagar la suma de $ 30.000 en concepto de daños y perjuicios por una errónea declaración de quiebra a una firma homónima. En el mismo fallo, rechaza la demanda incoada contra la clienta del letrado condenado, sosteniendo que ésta no era responsable del error de su letrado.
Anecdotario del Fallo: Una persona contrata a un letrado a efectos de realizar el cobro judicial de una deuda que una firma tenía para con ella. Al advertir que esta firma nada tenía y su estado, se inicia un pedido de quiebra, pero sin advertir que los datos consignados eran de una empresa homónima. El Tribunal actuante también se encontraba en situación de detectar el error en el que se estaba incurriendo para no lo hizo.



 El country es responsable
La Sala B de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil confirmó la sentencia de primera instancia en la que se condenaba a un country a abonar la suma de $ 5.000 en concepto de “daño moral” a los padres de un niño que se había golpeado con el vidrio de un restaurante ubicado dentro del mismo. La demandada intentó paliar su responsabilidad aduciendo que los padres eran los responsables del cuidado de sus hijos, quienes jugaban en un lugar no habilitado para ello. Sin embargo, conforme testigos del hecho, la niña lesionada (que no sufrió incapacidad física ni psíquica alguna a consecuencia del accidente) jugaba en un lugar en el que normalmente lo hacían otros niños y que los vidrios que rodean el mismo eran transparentes, sin ningún tipo de indicación de su existencia. (Autos: “Also Cecilia Eva y otro c/ Club de Campo La Martona SA y otro s/ Daños y Perjuicios” mes de Junio del 2006 – Excma. Cámara Cámara de Apelaciones en los Civil, Sala “B” de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires)



Subir